Toma frente a la crisis un rol activo en familia

En los últimos meses nos hemos visto abrumados por la amenaza de la crisis económica que ha empezado a hacer estragos en la economía familiar.

Hemos estado inmersos en una ola interminable de malos augurios por el futuro y con la certeza de que el año 2019 será peor.

A esta desoladora realidad, se le agrega la amenaza real a la integridad física e integridad personal, en donde se ha llegado al extremo de que nada, ni nadie, ha podido asegurar la vida de ninguna persona debido a la ola de inseguridad que estamos viviendo.

La amenaza de ser atacado, agredido o secuestrado, está latente en cada momento, no respetando absolutamente a nadie.

Ante dicha embestida de sucesos trágicos no ha quedado un solo pensamiento de optimismo acerca de lo que vendrá en un futuro.

Este tipo de información no sólo ha hecho que los adultos se preocupen por la economía y los trabajos que hay que cuidar (si es que todavía se tienen), sino que el sentir que constantemente se está en riesgo, al igual que la familia, llega a ejercer una presión desoladora donde no existe salida para tanto caos.

Cuida la presión familiar

La presión se ha extendido no sólo al aspecto económico y material, sino que también se ha desbordado a nivel emocional.

Esto se ve reflejado en el incremento de angustia, ansiedad, malestares físicos, emocionales, cuadros depresivos y conflictos familiares.

Las consultas y visitas al médico se han vuelto más frecuentes y el estrés se ha incrementado a niveles extraordinarios.

Las discusiones familiares han aumentado sin llegar a acuerdos en la distribución del dinero, los pagos que hay que hacer y sobre todo los gastos destinados para esta Navidad.

Esto provoca que las personas se sientan en un callejón sin salida, y que las parejas se planteen conflictos de los que no encuentran la solución.

Las pasiones se han desbordado, la presión familiar se ha incrementado y la salud física se ha mermado.

Toma el control

Se espera que al momento de realizar las compras decembrinas, éstas traerán por sí solas un alivio ante dicho estrés y presión acumulada.

Nada más equivocado que el tomar una puerta falsa para aliviar la tensión que se vive y a la cual no se le encuentra salida.

El cerrar los ojos y dedicarse a comprar sin pensar cómo se podrán solventar dichos gastos, sólo hará realidad la profecía de que vienen tiempos peores.

La crisis y la inseguridad son reales y muchas veces paralizantes, y el permanecer como espectador sólo empeora las cosas.

No se puede permanecer pasivo dejando que algo o alguien diseñe y determine nuestro futuro, si se es partícipe del problema, y de ninguna forma se puede permanecer aislado.

La humanidad está acostumbrada a pasar por etapas difíciles y una de las características del humano es su poder de resistencia, su capacidad para sobrevivir, enfrentando y resolviendo los problemas.

No se puede esperar que estas fechas de festividades, por sí solas, sirvan como paleativos para tanta tensión, y mucho menos que los problemas, en consecuencia, se solucionen.

Se necesita tomar la sartén por el mango y enfrentar lo que se tenga que enfrentar.

El problema es de una sociedad enferma, y cada individuo necesita participar activamente en la solución de dicha enfermedad.

No se pueden esperar resultados mágicos.

La pasividad sólo contribuye a aumentar el malestar individual y colectivo. Se necesita participar creando conciencia y planteando soluciones. Cada uno necesita comprometerse a cambiar en forma individual para que se refleje a nivel colectivo.

  • Somos parte del problema y en consecuencia también de la solución.
  • Tú decides si te derrumbas ante la adversidad.
  • Decide si dejas que los problemas afecten a tu familia y tu relación de pareja.
  • Analiza si la crisis afecta a tus hijos.
  • No podemos permitir que se destruya lo que ha tomado mucho tiempo construir.
  • No dejes que los demás decidan cómo te vas a sentir, y sobre todo, cuál será el futuro de tu familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *